Creo (Huecco)

Creo en la fuerza del hombre Cuando invade tierras que no le corresponden Creo en Troya cuando arde Y en la buena fe de los daños colaterales. Creo en Dios cuando en su nombre Tiemblan los vagones de Madrid y Londres Trueques de petróleo y sangre Bendito intercambio siempre en busca de culpables. Y creo en la magia que se esconde Tras la Patria y las banderas de colores En los que mueren en combate Y en los que pisaron las minas de chocolate. Por eso, sólo creo en ti Uay ay ay amor, sólo creo en ti. (sólo creo en ti). Creo que creo en las distintas versiones En las mil caras del miedo y sus manifestaciones Ratitas presumidas y arrogantes Juegan a barrer países y a esconder las llaves. Y las tiran al fondo del mar Matarile rile ron matarile rile ran Creo en fuegos artificiales Y en las fallas militares. Por eso, sólo creo en ti Uay ay ay amor... No, no creo en la inocencia De la voz, de la voz de su conciencia Yo no, yo no, yo no voy a besar las bocas de la violencia Porque las flores se mustian y el odio te angustia Y yo sólo creo, sólo creo en ti. (sólo creo en ti). Creo en discursos con sermones En promesas para adulterar las elecciones Creo en ladrones de blanco guante Cínicos pinochos en sillas de gobernantes. Caballos comen peones Alfiles se rinden ante el poder de las Torres Y jaque al rey desde los mares En el ajedrez de las potencias nucleares. Por eso, sólo creo en ti Uay ay ay se... No, no creo en la inocencia De la voz, de la voz de su conciencia Yo no, yo no, yo no voy a besar las bocas de la violencia Porque las flores se mustian y el odio te angustia Y yo sólo creo, sólo creo en ti. No me interesa ser la fresa presa de sus ambiciones Leones con encías que vacían nuestros corazones No hay razones pa que nos sigan tocando los cojones Nadie confiesa ni expresa perdones... ni expresan perdones. No, no creo en la inocencia De la voz, de la voz de su conciencia Ay! No, no creo en la inocencia De la voz, de la voz de su conciencia Yo no, yo no, yo no voy a besar las bocas de la violencia Porque las flores se mustian y el odio te angustia Y yo sólo creo, sólo creo en ti, sólo creo en ti...